Entendemos al ser humano desde una perspectiva integral, es decir, desde sus cuatro dimensiones componentes: la psicológica, la física, la social y la espiritual. Creemos que de la armonía de esos elementos surge la salud y el bienestar humano.
Pensamos que la constante preparación científica del personal que trabaja con el ser humano, es fundamental en la atención seria y eficiente, además de promover una actitud cálida, cordial y responsable.
Enfocamos a nuestros consultantes como sujetos de interacción de los cuales aprendemos y con los cuales compartimos nuestra propia evolución personal e institucional.

Nuestra tarea pretende alcanzar objetivos que sobrepasan la atención eficiente a nuestros consultantes. Buscamos el cambio y la mejora psicológica del ser humano para contribuir con su salud integral, que de inicio a una nueva realidad personal y para quienes son parte de su entorno cotidiano. Queremos aportar a la sociedad con una actitud positiva orientada hacia la prevención de los problemas psico-sociales y a la comprensión real de los mismos. Y sobre todo contribuir con nuestro trabajo al desarrollo de nuestra comunidad, cuidando y sirviendo al recurso más importante que tenemos; el ser humano.